Me caí en la marmita del blanco y negro